Coronavirus

Francia decreta el toque de queda en París y otras ciudades para frenar el coronavirus

El presidente francés restableció el estado de emergencia sanitaria. Para vigilar el toque de queda, se desplegarán 12.000 agentes en las ciudades.

La fiesta se ha acabado. Las principales ciudades de Francia, incluida París, estarán, a partir de la medianoche del viernes al sábado, bajo un toque de queda nocturno cuyo cumplimiento será vigilado por hasta 12 mil agentes de policía y gendarmes. La medida busca evitar los contactos sociales, identificados como principal foco de infección. Francia registró este jueves más de 30 mil casos positivos, con 88 fallecimientos.

La medida se extiende por un plazo de cuatro semanas y entrará en vigor el próximo viernes a las 12 de la noche en la capital francesa y su región, Lille, Lyon, Grenoble, Marsella, Aix-en-Provence, Rouen, Saint Etienne, Montpellier y Toulouse. Unas veinte millones de personas viven en esas zonas rojas donde hoy se vuelven a concentrar las restricciones.

El final de la primavera y casi todo el verano fueron medianamente libres y optimistas, el otoño y el invierno serán grises y restringidos. Bares, restaurantes, teatros, cines y demás espacios públicos están vedados. Los ciudadanos tampoco tienen autorización de circular en el horario del toque de queda, lo que incluye también la prohibición de visitar a los amigos o familiares. Las únicas salvedades son urgencias sanitarias o el trabajo.

Francia reportó el miércoles 22.591 nuevos casos y 95 muertes y este jueves superó los 30.000 nuevos casos por primera vez desde el lanzamiento de los test masivos, además de 88 fallecidos. El número de casos preciso fue 30.621 para un total que ronda los 780.000 y el de decesos a 33.125 (88 este jueves) desde el inicio de la pandemia. A su vez, las camas ocupadas de terapia intensiva ascienden a 1.750.